Seleccionar página

¡Hola! Espero que estés con toda la energía para arrancar este 2019. A mí me ha costado un poco arrancar, pero ya estoy aquí y esta vez te traigo una receta muy básica de chucrut, para que te animes a hacerla en casa y puedas disfrutar de todos sus beneficios.

Los fermentos son parte esencial de la alimentación macrobiótica y un importante aliado de nuestra flora intestinal. Seguramente habrás escuchado mucho sobre los fermentos últimamente, y es que se han puesto de moda porque ¡son muy ricos y a la vez super saludables!

¿Qué es el chucrut?

El chucrut es un fermento natural que se elabora a partir de la col (repollo) cruda cortada muy finamente. Se fermenta en una salmuera natural formada por sus propios jugos al entrar en contacto con la sal. Tradicionalmente se ha utilizado para acompañar carnes y salchichas ayudando a su digestibilidad, pero como en el S. XXI ya no necesitamos seguir comiendo animales lo podemos usar como acompañante en sopas, guisos, platos con legumbres, bocadillos y más. Tiene sabor ácido debido al ácido láctico producto de la fermentación y su color final depende del tipo de col que se utilice en la elaboración. En este caso yo utilicé la col lombarda o repollo morado.

Beneficios del chucrut

1. Ayuda a repoblar la flora intestinal gracias a las bacterias lactobacillus, y producción de enzimas amilolíticas.

2. Nos ayuda a mejorar las digestiones.

3. Nos ayuda a absorber los nutrientes adecuadamente.

4. La col se digiere más fácilmente que si la comemos en crudo (esto se aplica a todos los alimentos fermentados) ya que la fermentación es una especie de predigestión.

5. Contiene grandes cantidades de Vitamina C, además de Vitaminas A, B1, B2, B6 y B9 y minerales como el calcio, hierro, magnesio, manganeso y fósforo.

6. Tiene un efecto antiinflamatorio en el organismo.

Estos son los principales beneficios del chucrut, que no son pocos… Recuerda que si la calidad de nuestra digestión es pobre, no sirve de nada que comamos los mejores alimentos, porque nuestro cuerpo no será capaz de aprovecharlos.

Chucrut de tienda vs. casero

Actualmente es muy fácil encontrar chucrut envasado en los supermercados o tiendas ecológicas (al menos en España), pero en su gran mayoría se trata de productos pasteurizados para garantizar su longevidad en los estantes. La pasteurización es un proceso mediante el cual se somete a los alimentos a una temperatura de 80ºC o superior, por un corto lapso de tiempo, con el fin de eliminar microorganismos que podrían dañarlos. Este proceso de conservación no solo elimina microorganismos dañinos o peligrosos, sino también  aquellos que son beneficiosos para nuestro cuerpo y queremos consumir cuando decidimos iniciarnos en el mundo de los fermentos.

Hacer fermentos en casa es entretenido, una especie de pequeño proyecto científico y además es una buena manera de asegurarte la calidad y valor nutricional de los ingredientes. La fermentación es todo un universo y como en todo, hay algunos fermentos más complicados de hacer que otros, o que llevan un proceso más largo. El chucrut requiere de muy pocas habilidades en la cocina pero sí de un poco de paciencia, pues la fermentación suele durar entre 3 a 4 semanas dependiendo del clima.

Yo te invito probar hacer esta receta en casa, verás que es muy sencilla y además estarás aprovechando todos los bichitos buenos producto de la fermentación. En caso de que quisieras comprarlo ya hecho te recomiendo buscar chucrut no pasteurizado, generalmente lo encontrarás en las neveras de las tiendas.

Cortando la col

Ahora sí, a lo que vinimos. Yo hice mi chucrut con col lombarda y no duré más de 15 minutos en todo el proceso, ahora solo me queda esperar unas semanas para poder probarlo. Como aún no tengo una mandolina decente, tuve que cortar la col a cuchillo como las abuelas de antes, así que duré un poco más, pero si eres una de esas personas afortunadas que posee una mandolina no dudes en usarla. La receta que seguí es la más simple, y es la que te comparto hoy para que no tengas excusa en probarla en casa. ¿Vamos a ello?

Ingredientes

1 col o repollo (del color que quieras)

1 bote de cristal hermético

Sal (15g por cada Kg de col)

Procedimiento

1. Corta finamente la col y ponla en un bol, agrega la sal y masajéala apretando fuertemente con las manos y dedos para que empiece a soltar jugo.

2. Mientras haces todo esto puedes ir esterilizando el bote metiéndolo en agua hirviendo durante unos 5 minutos.

3. Cuando el bote esté seco, ve metiendo la col apretando bien con tu puño o con un peso, hasta llenar 3/4 partes del bote. No hagas como yo, que lo llené a tope por codiciosa y luego cuando empezó a fermentar estuvo sacando jugo durante un par de días…. Ajá, clásico error de principiante.

4. Una vez lo tengas todo bien apretado en el bote, cubre la col con su propio jugo y déjala reposar con el frasco cerrado en un lugar seco y oscuro durante unas 4 semanas (en verano con 3 semanas ya puede estar listo). ¡Y listo! Ya puedes disfrutar de tu chucrut casero 😀

¿Te ha gustado esta receta? Déjame tus comentarios y dime si te has animado a hacerla. ¡Me encantaría también ver tus fotos! En unas semanas estaré compartiendo en IG el resultado final.