Seleccionar página

 

Este paté surgió como surgen las mejores recetas, a partir de unas sobras del día anterior y casi por accidente. Así es, en esta vida tan llena de actividades que llevamos hay que tratar de complicarse al mínimo. 

En mi caso, para llevar una dieta lo más equilibrada posible, muchas veces cocino en cantidades para dos o tres días, y así me ahorro tiempo en la cocina.

Hace unos días me hice un salteado de azukis y remolacha para la comida, y quedó muy rico, aún tenía un pequeño taper con algo del salteado en la nevera, y hoy tenía muchas ganas de desayunar paté de legumbres. Estaba dando vueltas en mi cabeza a la idea de bajar al supermercado de la esquina y comprar un hummus cuando me acordé del taper y de que tenía un bote por estrenar de delicioso tahini que recién me trajeron de Israel.

Me entusiasmé enseguida y me puse a ello, ¿el resultado? Un paté cremoso con un predominante sabor a tahini y un ligero sabor ahumado, el color precioso y yo feliz de la vida. Te dejo la receta por si la quieres hacer en casa ¡Es muy fácil! Tanto si haces el salteado como si no, verás que es muy sencilla de preparar y una opción de desayuno, merienda o para llevar a una fiesta o picnic y quedar como una reina.

¡Que aproveche!

 

Ingredientes

1 Taza de azukis cocidos

1 Taza de remolacha cocida

½ cebolla salteada

2 dientes de ajo negro

Pimentón de la vera

¾ Taza de tahini

½ limón

sal

un poco de agua para lograr la textura cremosa

 

*Con los primeros 5 ingredientes hice el salteado largo, utilizando la remolacha y cebolla crudas, que se cocinaron durante la preparación. Por si lo quieres probar en casa.

 

Procedimiento

Simplemente batir todos los ingredientes con tu batidora manual, corregir la sal y agregar agua o aceite para mejorar la textura. Yo no utilicé aceite porque el tahini que utilicé es bastante líquido y alto en grasas, pero dependiendo del tipo que uses podrías necesitar un poco para mejorar la textura.